El frasco vacío de mayonesa y la taza de café.


Anónimo (Recibido por e-mail. Modificado)

Un profesor se paró ante sus alumnos de su clase de filosofía y colocó frente a ellos varios objetos. Cuando la clase comenzó, sin pronunciar palabras, levantó un frasco grande de mayonesa vacío y empezó a llenarlo con pelotas de golf.

Luego le preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno. Todos estuvieron de acuerdo en que sí.

Entonces el profesor tomó una caja con lentejas y las echó en el frasco. Las lentejas rodaron por los espacios vacíos entre las pelotas de golf. De nuevo les preguntó si el frasco estaba lleno. Todos dijeron que sí.

El profesor sacó una cajita con arena y la vació en el frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos que quedaban. Entonces le preguntó nuevamente a los estudiantes si el frasco estaba lleno y todos respondieron con un sí unánime.

Finalmente el profesor sacó dos tazas de café de debajo de la mesa y también las echó en el frasco, llenando los espacios vacíos que quedaban entre la arena. Los estudiantes se rieron.

“Ahora – dijo el profesor mientras la risa disminuía – quiero que imaginen que este frasco representa su vida. Las pelotas de golf son esas cosas importantes: su familia, sus hijos, su salud, sus amigos, las cosas que los apasionan, o sea las cosas que quedan si todo lo demás se les va, y sus vidas siguen estando completas. Las lentejas son otras cosas que importan, como sus trabajos, sus casas, sus automóviles…. La arena es todo lo demás, las cosas pequeñas.”

“Si meten la arena primero en el frasco -continuó- no quedará espacio para las lentejas ni para las pelotas de golf.”

“Es igual para la vida. Si gastan todo su tiempo y su energía en las cosas pequeñas, nunca les sobrará para ocuparse de las cosas que son verdaderamente importantes. Préstenle atención a las cosas que son indispensables para su felicidad. Jueguen con sus hijos. Abran espacio para las citas médicas. Saquen a su pareja a cenar. Hagan más deporte. Cultiven sus amistades. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y arreglar el desván. Preocúpense primero de su bienestar, de las cosas que verdaderamente importan. Definan sus prioridades. El resto es arena.”

Uno de los estudiantes levantó su mano y preguntó qué representaba el café.

El profesor sonrió y dijo: “Me alegra que me lo haya preguntado. Es simplemente para demostrar que no importa cuán llena parezca estar su vida. Siempre hay tiempo para tomarse un cafecito con un buen amigo”.

About these ads

6 respuestas a El frasco vacío de mayonesa y la taza de café.

  1. el lapiz dice:

    muy bueno me agradaria llenar mi vazo asi

  2. anonimo dice:

    buenisimo la vida es tal como el frasco de mayonesa y simpre exste un momento para compartir con alguien mas

  3. Tania dice:

    LO MAS DIFICIL PARA EL SER HUMANO ES DESAPRENDER.
    Y TENEMOS QUE HACER UN ALTO EN NUESTRAS VIDAS Y APRENDER LO QUE REALMENTE ES VALIOSO, LO QUE REALMENTE LE DA SENTIDO.

    APRENDAMOS A LLENAR NUESTROS FRASCOS DE MAYONESA… Y QUIEN NO TEME CAFE QUE SE PREPARE UN JUGO.
    LES AMO, TANIA

  4. c354r1t0 dice:

    Saludos

    Estoy buiscando al fuente original de esta interesantísima enseñanza… sí alguien la tiene, lo agradeceré.

  5. ARIEL dice:

    EXELENTE PROFESOR DE FILOSOFÌA CON SUS HERMOSAS ENSEÑANZAS !!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 177 seguidores

%d personas les gusta esto: