Conmoción en la comunidad por despidos de periodistas.

9 septiembre, 2006
RUI FERREIRA
El Nuevo Herald

El despido de dos reporteros y una colaboradora de El Nuevo Herald el jueves provocó una conmoción ayer en la comunidad exiliada –desde suscriptores hasta congresistas– que inundó la redacción de El Nuevo Herald con llamadas telefónicas y mensajes electrónicos que tenían un elevado tono de crítica hacia la decisión de cesantear a los tres periodistas.

“Es cierto que no es sano que quien se ocupe de divulgar el acontecer de una sociedad, ente, institución, organización, reciba recursos de ésta o de su contrincante, adversario o enemigo. Pero ¿debe ser eso así en el caso de la lucha contra el gobierno cubano? No lo sé”, escribió el lector José Hernández en un mensaje electrónico.

Leer más

Artículos relacionados (actualizado) :