Una malagueña, reconocida internacionalmente como heroína familiar


A sus 67 ha dedicado toda su vida a cuidar a tres de sus cinco hijos enfermos psíquicos. Su estremecedora historia la ha hecho merecedora de un premio que ha seleccionado a candidatos de todo el mundo.

LAURA PERAITA
Día 30/11/2012 – 02.52h

Cuando Carmen Carrasco decidió casarse y formar una familia jamás pudo imaginar lo que le depararía el futuro. Una vida llena de obstáculos que ella siempre afrontó con valentía, tesón y alegría, mucha alegría, a pesar de todo. «De nada me hubiera servido llorar. Todo lo contrario, cada día tengo más ganas de vivir», asegura esta malagueña de Ronda a sus 67 años.

Ampliar imagen
En la imagen (de dcha. a izda.: Francisca, Pedro Jesús y José con su madre Carmen


La razón de su entereza son sobre todo tres de sus cinco hijos: Pedro (que hoy tiene 43 años), Francisca (41) y José María (40), que al nacer fueron diagnosticados con una misnusvalía psíquica. «No han podido caminar ni valerse por sí mismos ni para comer durante su infancia. Tenía que hacerles todo, absolutamente todo, incluso ahora sigo haciéndoles muchas de las tareas que deberían hacer por ellos mismos y que no pueden».

La cosa se complicó porque además sufrían ataques epilécticos y las 24 horas del día Carmen tenía que estar pendiente de ellos. Pedro tiene una discapacidad del 85%, Francisca del 65% y José María del 100%.

Prisionera de la vida

Esta malagueña nunca tuvo la oportunidad de salir de casa a divertirse y mucho menos a buscar un trabajo para sumar un sueldo al de su marido, que era albañil y murió en 2001. «Siempre he estado en casa, volcada en mi familia. Sí, soy una prisionera de la vida, pero mis hijos son lo primero y son los que me dan la energía para vivir».

Lleva cinco años durmiendo en un sofá porque sus tres hijos enfermos duermen en la planta de abajo y una noche uno de ellos se cayó de la cama y le sangró la nariz. «Desde aquí estoy más cerca para atenderles cuanto antes», dice ella.

Actualmente sus hijos van a un centro por las mañanas y ella, en vez de aprovechar a descansar o hacer más tranquilamente las labores del hogar, aprovecha el tiempo para ir a cuidar a un hombre de 35 años con trastorno obsesivo compulsivo, que es el hijo de un amigo de la infancia que murió hace unos años. «Está solo y voy limpiarle la casa, le hago la comida y a veces le invito a comer con nosotros», apunta Carmen muy satisfecha.

«Es un ángel de carne y hueso —asegura con emoción Sandra, su hija pequeña de 33 años—. Es una luchadora nata desde que tuvo a mi hermana mayor, a la que dio a luz prácticamente sola y en el campo. Hemos sido una familia humilde. En mi casa no ha habido una bañera hasta que yo cumplí 20 años. A pesar de ello, mi madre tiene a mis hermanos como auténticos reyes y, encima, es capaz de sacar fuerzas para ayudar a los demás siempre que se lo piden. Muchas personas dicen “hay que ver qué desgracia tiene esta mujer”, no se dan cuenta de que ella es feliz. Seguro que más que esas personas que quizá tengan una vida fácil».

Precisamente por su tesón y su dedicación como cuidadora anónima, la compañía biofarmacéutica Shire plc. ha concedido el Premio BRAVE a Carmen Carrasco. El objetivo de este galardón es reconocer el valor y dedicación de los cuidadores no profesionales y de todos aquellos que de manera regular proporcionan cuidados a otras personas que lo necesitan sin recibir ningún tipo de remuneración a cambio.

«Los cuidadores voluntarios son a menudo héroes olvidados y por ello los Premios BRAVE quieren reconocer esta importante —y a veces— poco valorada labor que la familia, amigos y vecinos realizan para personas con problemas de salud que no pueden valerse por si mismas», apunta Angus Russell, presidente ejecutivo de Shire. «Este cuidado es una forma enormemente generosa de afrontar la vida, y nos consideramos privilegiados de poder reconocer a esas personas que superan obstáculos inimaginables y que trabajan sin descanso, para proporcionar a sus seres queridos una forma de vivir lo más normal posible».

Los Premios BRAVE de Shire definen al cuidador como una persona que de manera regular y constante cuida a otra persona de forma totalmente voluntaria. Durante 15 semanas se han recibido más de 550 nominaciones procedentes de 10 países de todo el mundo. El jurado, constituido por un grupo independiente de expertos internos y externos, ha contado con miembros destacados como Frank Goodwin, Secretario de EuroCarers, asociación europea que trabaja en representación de los cuidadores no remunerados, y Gary Barg, fundador de TodayŽs Caregiver y autor del libro The Fearless Caregiver.

Otros ganadores de esta edición

Carmen Carrasco Lobato (Málaga, España): Carmen, madre de cinco hijos, ha dedicado 43 años de su vida al cuidado de tres de ellos, y recientemente también a un amigo de la familia. Todos ellos han nacido con importantes discapacidades de desarrollo. Su labor ha ido mucho más allá del papel de cualquier madre y amiga.

Brian Burke (Santa Rosa, California Estados Unidos): gracias al amor, apoyo y cuidados de Brian, su esposa Kate, a quien se le diagnosticó un tumor cerebral de estadio IV, cáncer de pecho, y que además sufrió un accidente cerebro vascular, ha superado todas las dificultades y ha sobrevivido bastante más allá de su pronóstico, proporcionando esperanza a los incontables supervivientes de cáncer e ictus.

Patsy Fleckenstein (Baltimore, Estados Unidos): Patsy ha servido de inspiración a su familia, durante casi dos décadas, ha cuidado a tiempo completo de sus dos hijos mayores y sus cuatro nietos después de que quedasen paralizados de cuello para abajo en dos accidentes diferentes de tráfico.

Debra Frain (Cheektowaga, Estados Unidos): gracias al esfuerzo inagotable de Debra, su hijo Matt, de 21 años, que sufre una enfermedad neuromuscular rara y tiene que permanecer en silla de ruedas, se encuentra ya en la mitad de sus estudios universitarios, habiendo superado los 12 meses de vida que los doctores le pronosticaron inicialmente.

Randall Gregory (Beverly, Estados Unidos): un año después de casarse, Nicole, la esposa de Randall, sufrió un accidente cerebro vascular que la dejó paralizada de cuello para abajo. Él le ha dado apoyo emocional, físico y económico para que, luchando día a día, tuviera una vida tan normal como le fuera posible.

Cárol Harmer (Wagga Australia): Cárol es una madre dedicada a tiempo completo al cuidado de sus tres hijos. Dos de ellos sufren síndrome de Phelan-McDermid y son totalmente dependientes para sus necesidades básicas. Ella también encuentra tiempo para ayudar a dar a conocer el problema de los niños con necesidades especiales.

Raúl Navarro (Corona, Estados Unidos): Raúl ha cuidado de su esposa Mary durante más de 25 años, a pesar de su propia batalla contra el cáncer. Ha trabajado duro para ayudar a su mujer compaginándolo con su profesión, que ha tenido dos episodios de cáncer de tiroides, convulsiones y esclerosis lateral amiotrófica.

Mary Pizzurro (Tampa, Estados Unidos): Mary ha empleado los 21 últimos años cuidando a sus cuatro hijos. Dos de ellos sufren de neuropatía axonal gigante, una enfermedad incurable que provoca que Michael y Joseph tengan que moverse en silla de ruedas, y necesiten tubos para alimentarse y traqueotomías. Ella está también cursando estudios de enfermería, inspirando a sus dos hijas para que sigan sus pasos.

Chelsea Scheiber (Río Oso, Estados Unidos) reencaminando su carrera y mudándose para poder cuidar de su hermano y de su mejor amigo Travis, que sufren distrofia muscular Becker.

Otis Williams (Jackson, Estados Unidos): un héroe familiar, Otis trabaja por las noches para poder ayudar a su familia a tiempo completo. Su esposa Michelle y dos de sus tres hijos sufren la enfermedad Charcot-Marie-Tooth una forma de distrofia muscular.

La lista de los cinco distinguidos con honores de los Premios Brave 2012:

William Dent (Oakland, Estados Unidos): durante las 24 horas del día, Bill, de 70 años de edad, cuida de su hijo Darren, que padece una esclerosis lateral amiotrófica y depende de alimentación por sonda nasogástrica y respiración artificial. Al mismo tiempo, Bill intenta cada día provocar una sonrisa en la cara de su hijo, porque está convencido de que la risa puede ser la mejor medicina.

Mark Jubinville (Chicopee, Estados Unidos): durante 30 años, Mark ha luchado desinteresadamente por su mujer Lori, después de que ella sufriera un accidente cerebro vascular durante un embarazo y 3 accidente cerebrovascular posteriores, que le provocaron una parálisis del lado izquierdo. Además, Mark ha investigado para encontrar una solución potencial para prevenir en el futuro los accidentes cerebrovasculares, y todo ello, mientras cuida de sus hijos.

Catherine O’Hare (Birmingham, Estados Unidos): el extraordinario compromiso de Catherine hacia su hija de 18 años, Amelia, que fue diagnosticada de atrofia muscular espinal cuando sólo tenía un año, ha permitido a Amelia vivir con ilusión a pesar de que no pueda mantenerse en pie o caminar.

Daniel Steckman (Holyoke, Estados Unidos): gran padre y esposo, Dan es el principal cuidador de su hijo Jeremy, que sufre distrofia muscular, encargándose también de las tareas del hogar ya que su mujer fue trasplantada de corazón y tiene limitaciones debido a su salud.

Mary Sweeney (Willis, Estados Unidos): el marido de Mary, Bill, que sufre de esclerosis lateral amiotrófica y no puede caminar ni hablar, ha aprendido a utilizar un ordenador a través de sus ojos para comunicarse. Bill consigue hacer muchas más cosas que hombres no discapacitados gracias al cuidado, amor y coraje que ha recibido durante los últimos 15 años.

Tomado de: ABC.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: