La primera tumba a la que llevaron flores, hace 13.000 años


Descubren en Israel unos enterramientos de la Edad de Piedra con hojas de salvia y menta, el ejemplo más antiguo conocido de esta práctica en una ceremonia.

J. DE JORGE / MADRID
Día 03/07/2013 – 14.35h

La costumbre tan extendida de llevar flores a los funerales puede ser mucho más antigua de lo que se creía. Investigadores de la Universidad de Haifa en Israel han encontrado los restos de plantas coloridas y aromáticas en tumbas de la Edad de Piedra que pertenecen a la cultura Natufiense, un pueblo que se desarrolló en la región mediterránea oriental entre 13.000 y 9.800 años a.C.. Fueron los ancestros de los primeros agricultores del mundo y ahora también parece que fueron los primeros en poner flores en una tumba.

Ampliar imagen
Una de las tumbas, con un hombre y un niño, cubiertas de flores – D. NADEL


Es difícil establecer cuándo comenzamos a utilizar las flores en actos públicos y ceremonias, debido a la escasez de pruebas en el registro arqueológico. Pero en una cueva de Carmelo, una región montañosa en el norte de Israel, los investigadores encontraron cuatro tumbas de entre 13.700 y 11.700 años de antigüedad que habían estado cubiertas con flores. Una de ellas alberga a una pareja inusual de un niño varón y un adulto.

Los científicos identificaron las huellas de la salvia, menta y otras plantas herbáceas en el barro alrededor de los cuerpos. Según han publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., se trata de la evidencia sólida del uso más antiguo de plantas en ceremonias fúnebres. Solo existe otro ejemplo aún más antiguo en la tumba neandertal Shanidar IV en el norte de Irak, de hace 50.000 años, pero los autores creen que es cuestionable.

Un proceso sofisticado

Las plantas fueron colocadas junto y bajo los cuerpos, como si se tratara de, literalmente, una cama de flores. Formaba una capa lo suficientemente gruesa como para evitar que otros objetos de la tumba dejaran sus propias huellas en el barro. «Tal vez ellos (los natufienses) no estaban pensando acondicionar la tumba para que fuera cómoda, sino en el efecto que las flores tendrían sobre los asistentes al funeral», dice Daniel Nadel, arqueólogo coautor del estudio, en la revista NewScientist. El objetivo sería muy parecido al actual en los funerales, ya que las plantas con flores estimulan respuestas emocionales y sociales positivas en los seres humanos.

Los investigadores creen que la preparación de las tumbas era un proceso planificado y sofisticado, lleno de significados sociales y espirituales que reflejan una sociedad compleja preagrícola que experimentaba cambios profundos al final del Pleistoceno. Los natufienses fueron uno de los primeros pueblos prehistóricos conocidos por enterrar a sus muertos en cementerios cerca de las cabañas en las que vivían, y no en fosas comunes aisladas. En sus entierros a menudo aparece ajuar funerario, como cuentas, ocre rojo y herramientas de piedra. Además, existen indicios de que celebraban un banquete como parte de los funerales.

Noticias relacionadas

Tomado de: ABC.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: