Viajes. Un viaje en tren por Tanzania


Nadie espera el confort acostumbrado en otros lugares y aun así todos disfrutan la travesía con auténtico placer.

Matthias Benirschke

La ristra de vagones atraviesa los campos del país africano
La ristra de vagones atraviesa los campos del país africano. (dpa)

DAR ES-SALAM. dpa. El vagón del tren se balancea suavemente, la ventana golpetea. Medio dormido, uno se pregunta dónde se encuentra, para después arrullarse nuevamente al ritmo de tatán, tatán, tantán de las ruedas sobre los rieles. Una vez que uno se acostumbra al pobre compartimento y al ambiente atemporal de la excursión, el viaje en Ferrocarriles de Tanzania empieza a ser un auténtico placer.

En la estación de Mwanza, en la orilla sur del lago Victoria, cuando apenas amanecía, un hombre nos asignaba el compartimento. Nada evoca el encanto poscolonial que habíamos esperado. En lugar de ello hay un asiento desgastado cubierto por una funda plástica roja.

Delante de nosotros nos esperan 1.200 kilómetros atravesando Tanzania, un país que con sus 945.000 kilómetros cuadrados es casi dos veces más grande que España. Nos despedimos del lago Victoria, cinco veces más grande que el lago de Maracaibo en Venezuela. Frente a Mwanza, en el centro del puerto, se yergue la Roca Bismarck, que muchos tanzanos siguen llamando así, casi 100 años después del fin de la era colonial alemana en África Oriental.Después de dejar atrás las rocas de granito, el tren serpentea por el estrecho trazado hasta que el paisaje se hace más plano y los kopjes se pierden en la lejanía. Kopjes es una palabra de la lengua afrikaans que significa pequeñas cabezas. Algunas de las rocas se parecen efectivamente a cabezas, otras a huevos depositados arbitrariamente por pájaros gigantes.

Llegamos a Tabora, donde descansa un importante cruce ferroviario. Ya hemos recorrido casi un tercio de la ruta. Pensamos que así vamos a llegar a Dar es-Salam mucho antes de lo que esperábamos. Sin embargo, media hora más tarde seguimos parados en la estación.

Se pone el Sol. La oscuridad va envolviendo el escenario. También en el tren se apaga la luz por unos momentos. La gente anda de un lado para otro llamando por teléfono. Aquí, todo el mundo tiene uno o dos teléfonos celulares. Nadie da la impresión de estar inquieto o impaciente. El camarero nos promete una buena cena con cerveza, que desgraciadamente no estaba fría.

A la mañana siguiente, el Sol sale con un intenso color rojo. Ya llevamos 24 horas viajando en tren.

Por la tarde llegamos a Dodoma, la capital de Tanzania. Por entre las casas se alzan algunos palacios de vidrio. En uno de ellos se reúnen los diputados. Sin embargo, la vida, también la vida política, se desarrolla como siempre en Dar es-Salam.

Otra vez anochece y poco después de la medianoche llegamos a Morogoro. Aún faltan 200 kilómetros para alcanzar nuestro destino.

A la mañana siguiente, ya no hay café caliente en el tren y los aseos están aún más sucios que a la salida del tren. En cambio, el paisaje es cada vez más verde.

Finalmente, llegamos a los suburbios de Dar es-Salam. Unos minutos después, el tren silba por última vez antes de llegar a su destino. Una vez más lo he logrado, esta vez en poco más de 50 horas.

La Guía

Cómo llegar: lo más fácil es tomar un vuelo a Dar es-Salam. A Mwanza se puede llegar en vuelos doméstico, en autobús desde Bukoba o en barco por el lago Victoria.

Cuándo viajar: se recomienda viajar durante los meses secos y calurosos de diciembre a marzo, así como de junio a octubre, cuando la temperatura es un poco más fresca.

Viaje en tren: la ruta de Mwanza a Dar es-Salam es operada por la compañía Tanzanian Railway Corporation. Oficialmente, el viaje dura 36 horas, pero en realidad suele prolongarse más. Los billetes normalmente se compran directamente en las estaciones de tren. Para la primera clase conviene comprar el billete algunos días antes.

Tomado de: Diario Las Americas

Anuncios

One Response to Viajes. Un viaje en tren por Tanzania

  1. ROSSANA dice:

    Increíble y fascinante experiencia debe ser la que sw vive en ése fantástico tren de Tanzania.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: