Palabra del Día. Garrafal


Guindas garrafalesEn el siglo XVI se llamaba ‘guindas garrofales’ a cierta variedad de esta fruta “mayores que las ordinarias y [que] no tienen tanto agrio”, según describía Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana o española (1611). El autor del primer diccionario monolingüe castellano suponía que “se deben haber llamado así por haberse enjerido las púas del guindo en el algarrobo”. A partir de ese calificativo, “decimos garrofal todo aquello que excede su ordinaria forma y cantidad, como mentira garrofal, uvas garrofales”. Corominas supone que luego pasó a garrafal por cruce con garrafa “y por extensión se aplica a todo lo enorme”. En el siglo XVII, Góngora hablaba de “cerezas garrafales”, Quevedo de un “sabañón garrafal” y Tirso de Molina de un cierto “grito garrafal”.

En el siglo XIX Pérez Galdós menciona “errores garrafales”, pero el adjetivo todavía se usaba en combinación con muchos otros sustantivos, además de “error”, tales como “mentira”, “desatino” y “disparate”. Sería preciso llegar a la segunda mitad del siglo XX para que se estableciera una restricción combinatoria por la cual “garrafal” pasaría a usarse más frecuentemente como modificador de “error”, aunque también, en menor medida, de otros sustantivos relacionados semánticamente como “fallo”, “falta” o “lapsus”.

Sin embargo, la denotación original mencionada por Covarrubias se mantiene hasta hoy en el nombre de una guinda de un tamaño parecido al del fruto del algarrobo.

Fuente: El Castellano.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: