Jane Goodall: “Los científicos experimentan con animales porque es lo que han hecho siempre”


La primatóloga británica cree que hay que buscar “alternativas” a la experimentación animal • “Jane Goodall está contribuyendo significativamente a la extinción de los chimpancés”Los científicos españoles defienden la experimentación con animales.

MANUEL ANSEDE
29 MAY 2015 – 10:51 CEST

Jane Goodall, ayer, en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología. / MUNCYTLa mujer que obligó a redefinir el concepto de ser humano levanta los dos pulgares. Le falta la punta del dedo de la mano derecha. La perdió en la década de 1980 durante una visita a los laboratorios SEMA, en Maryland (EE UU), donde se investigaba el virus del sida en primates no humanos. El mordisco de un chimpancé hacinado en una jaula se lo arrancó de cuajo. Por entonces, la primatóloga Jane Goodall (Londres, 1934) llevaba tres décadas investigando a estos simios en su hábitat natural. Cuando tenía solo 25 años, tras haberse pagado su primer viaje a África trabajando de camarera, Goodall observó a un chimpancé empuñando una ramita desbrozada por él mismo para coger termitas en la selva de Tanzania. El hallazgo era monumental. Aquel simio demostraba que los humanos no eran los únicos animales capaces de fabricar y utilizar herramientas. Cuando comunicó su descubrimiento al paleoantropólogo Louis Leakey, descubridor del Homo habilis, este proclamó: “Ahora tenemos que redefinir la palabra herramienta, redefinir el concepto de hombre o aceptar que los chimpancés son humanos”.

Goodall abandonó la investigación hace un par de décadas. Ya octogenaria, viaja “300 días al año” por el mundo para proclamar la necesidad de conservar el medio ambiente y pelear por los derechos de los animales. De visita en Madrid para dar una charla en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, la primatóloga se muestra indignada por las declaraciones de su colega Peter D. Walsh, experto en gorilas y chimpancés de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Hace un año, Walsh afirmó que “Jane Goodall está contribuyendo significativamente a la extinción de los chimpancés” al batallar contra la experimentación con animales. Desde la década de 1990, el virus del Ébola ha matado a un tercio de los chimpancés y gorilas que existían en el planeta. Walsh trabaja con un puñado de chimpancés cautivos para desarrollar una vacuna que beneficie a miles de ejemplares en libertad. Goodall está en contra. Y también pone en duda la necesidad de experimentar con monos para desarrollar medicamentos para los seres humanos. Todas las vacunas experimentales contra el actual virus del Ébola, que ha matado a más de 11.000 personas en África occidental, se han probado antes en macacos.Pregunta. ¿Está radicalmente en contra de cualquier tipo de experimentación con simios?

Respuesta. Hay dos factores. El primero es que las condiciones en las que se mantienen son horrendas. El segundo es que hay cada vez más alternativas al uso de cualquier animal. Odio igual que se utilicen perros o cerdos, no solo chimpancés. Tenemos una falta de respeto. Si ponemos dinero en desarrollar alternativas, como tejidos, células humanas, células madre y estas cosas, es un enfoque con más garantías. Una de las primeras personas que intentó buscar una vacuna contra el VIH fue Robert Gallo. Pensó que era necesario investigar con muchos chimpancés. Hubo un gran flujo de chimpancés hacia la investigación biomédica. Un par de años después, en una gran conferencia sobre el sida, afirmó que el problema es que se habían atascado en resultados inapropiados con chimpancés, porque los chimpancés no son personas. Los chimpancés pueden estar infectados por el VIH, pero no enferman por el VIH humano. Este tipo de investigación no es tan útil como algunas personas piensan.

P. El virus del Ébola ha matado en el último brote a más de 11.000 personas y se están probando vacunas en simios. ¿Está en contra?

R. Ya lo han hecho.

P. Continuarán. ¿Está en contra?

R. ¿Es realmente necesario? Se podría investigar en tejidos humanos o en células humanas. ¿Es realmente necesario utilizar chimpancés? ¿Provocarles esta enfermedad horrible para experimentar?

P. Ellos dicen que sí es necesario.

R. Los Institutos Nacionales de la Salud de EE UU enviaron un equipo de expertos, sus expertos, médicos, para investigar cada uno de sus experimentos con chimpancés, durante 18 meses. No encontraron ni uno que hubiera beneficiado a la salud humana. Por eso decidieron retirar unos 300 chimpancés de sus instalaciones, dejando 50 por si acaso.

P. El Instituto de Investigación Biomédica de Texas criticó la decisión, afirmando que 50 chimpancés no eran suficientes para permitir el rápido desarrollo de mejores vacunas y tratamientos para las hepatitis B y C, que matan a un millón de personas cada año, o contra el cáncer y otras enfermedades.

R. Nunca utilizan más de 10 o 20 chimpancés para nada. Además, ¿investigar en chimpancés es lo adecuado? ¿No deberíamos invertir todo ese dinero en buscar una manera más exitosa de probar y desarrollar vacunas?

P. Para tener clara su opinión: ¿se pregunta si es necesario investigar con chimpancés o está segura de que no hay que hacerlo?

R. No tengo los conocimientos médicos para responder esta pregunta. He preguntado a personas que tienen estos conocimientos, como los veterinarios y científicos de la Unión Británica para la Abolición de la Vivisección, y han publicado resultados convincentes que muestran que se han desarrollado alternativas y los médicos tienden a utilizar animales porque es lo que han hecho siempre.

P. ¿Y con macacos, con los que se estudian enfermedades como el párkinson?

R. Si ves lo que les hacen y cómo lo hacen… Supongamos que es necesario, cosa que yo no sé porque no tengo suficientes conocimientos médicos, y decimos que vamos a sacrificar unos monos por nuestro bien. Podríamos tratarlos mejor que ahora, eso por descontado. ¿Por qué hay gente que se pone violenta y pelea por los derechos de los animales? Porque el problema es que hay una cantidad horrible de investigación con animales que no va a beneficiar a los humanos. Es investigación básica, que solo quizá pueda ser beneficiosa algún día. Y la manera en la que se lleva a cabo… En el Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro [en Fráncfort, Alemania] privan de agua a los monos hasta durante dos días, y los mantienen anclados en sillas con electrodos en su cabeza. Es horrible.

P. ¿También está en contra de la investigación con ratones?

R. Con suerte un ratón siente menos dolor, pero si vamos a desarrollar alternativas, vamos a desarrollarlas. Los ratones no son semejantes a nosotros. Las cosas desarrolladas en ratas o en ratones no nos van a beneficiar en cualquier caso, porque no somos ratas.

P. El problema es que no se puede saltar directamente de una investigación en una célula o en un tejido humano a probar un fármaco en un paciente.

R. Probablemente se puede, pero no se ha hecho, porque los protocolos dicen que hay que pasar primero por los monos. ¿Pero es necesario o es solo una costumbre? Si la ciencia dice, con certeza, que la única manera de aliviar el sufrimiento humano a gran escala es utilizando chimpancés o monos, entonces debe ser obligatorio que estos seres sacrificados sean tratados con respeto. Ahora no son tratados con respeto, en absoluto. Hay que ir paso por paso. Un paso obligatorio a mi juicio es que vivan en mejores condiciones. El segundo paso es invertir mucho más dinero en investigar alternativas. El tercer paso es preguntarse si realmente se necesita un chimpancé, o un mono, o un perro, o una rata. En una discusión interesante, pero la gente se pone tan emocional que no se llega a ninguna parte.

P. Parece que hay más concienciación. En España los científicos emplearon 920.000 animales en 2013 [el 85% ratones y ratas], un tercio menos que en 2009.

R. Ahora hay muchas alternativas.

P. ¿Qué opina de los experimentos con chimpancés destinados a obtener vacunas contra sus propias enfermedades?

R. He luchado para sacar a los chimpancés fuera de la investigación biomédica invasiva, para que tengan mejores condiciones en la investigación biomédica. Para mí, y creo que para muchos, tener chimpancés en pequeñas jaulas con experimentos invasivos es como poner un ser humano en una jaula. Si crees que está bien hacerlo con un humano, está bien hacerlo con un chimpancé. Pero no creemos que sea correcto hacerlo con un humano, ¿no? No lo aprobamos.

P. Es más sencillo probar un fármaco con un paciente humano, que se queda voluntariamente en un hospital, pero con los chimpancés no se puede hacer esto, ni siquiera con fármacos para sus propias enfermedades, como el VIH simio o el ébola.

R. Lo que me hace reír es que si desarrollas una vacuna para proteger a chimpancés y gorilas, ¿vas a meterte luego en la selva africana para vacunarlos? Puedes vacunar un individuo. Son poblaciones salvajes. Yo necesité un año para acercarme lo suficiente a un grupo. A lo mejor fue un error atraer a los chimpancés con bananas, pero es lo que hicimos. Los chimpancés y los gorilas son muy conservadores, no querrán probar nuevos alimentos. Nosotros les dimos la vacuna de la polio con bananas cuando había una epidemia horrible y un chimpancé era tan sensible que no volvió a comer una banana, pese a que se supone que la vacuna no tiene sabor. Son muy conservadores con la comida. ¿Cómo vacunar a los chimpancés salvajes? Intentar vacunar a chimpancés no habituados al ser humano es estúpido.

P. Entonces, ¿cree que es inútil desarrollar una vacuna contra el ébola para chimpancés o gorilas?

R. No va a ser muy útil. Incluso ocurre que, después de desarrollar vacunas para las personas, los pacientes son muy pobres y no pueden permitírselas. ¿Quién va a pagar las vacunas para los chimpancés?

P. Hace medio siglo, usted observó que los chimpancés utilizaban herramientas y obligó a redefinir al ser humano. Debió de ser un golpe para la Iglesia católica y otras religiones antropocéntricas el saber que el ser humano no es tan especial. ¿Usted cree en Dios?

R. Creo en un gran poder espiritual. Y estoy muy contenta de que el papa haya dicho que los perros también van al cielo, porque mi animal favorito es un perro. Fue un perro, no un chimpancé, el primero que me enseñó que los animales tienen personalidad, mente y emociones.

P. ¿Su animal favorito es un perro?

R. Sí. Los chimpancés son tan parecidos a nosotros que me gustan algunos chimpancés más que algunos humanos, y algunos humanos más que algunos chimpancés. Para mí no son como animales, son como seres humanos.

Tomado de: El Pais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: