El ‘land’ alemán de Sajonia-Anhalt se vuelca en el 500º aniversario del ignorado Cranach el Joven


El estado natal del pintor renacentista Lucas Cranach el Joven (1515-1586) rescata la figura de un artista colosal ensombrecido por su padre • Wittenberg, cuna también de la reforma luterana, dedica todo el año a rendir homenaje a la triste y ruda belleza del que también fue burgomaestre de la villa • Han restaurado el famoso altar reformista de la Iglesia de Santa María, una de las obras más notables de quien fue un prolífico artista religioso.

JOSE ÁNGEL GONZÁLEZ
10.08.2015 – 07:08h

Obra de Lucas Cranach el Joven
LUCAS CRANACH DER JÜNGERE, HERKULES BEI OMPHALE, 1535. Obra de Lucas Cranach el Joven (© Statens Museum for Kunst Kopenhagen)

Al artista Lucas Cranach el Joven (1515-1586), uno de los pintores y grabadores renacentistas más brillantes de Europa en el siglo XVI, le hizo mucho daño la genética. Pertenecía a una familia dotada para el arte y durante parte de su vida permaneció a la sombra del patriarca Lucas Cranach el Viejo (1472-1553), de quien fue alumno y heredó técnicas y excelencia. Del taller de ambos salió una de las producciones más amplias y de mayor belleza de la época.

Pese al reconocimiento público e histórico, hay algo de injusticia en la forma en que el hijo fue tratado durante siglos. Artista ignorado, casi secreto, fue en ocasiones ninguneado en favor de su padre y la crítica, dada la similitud en los estilos, se escudó en la dificultad para distinguirlos atribuyendo al Viejo obras que en realidad eran del Joven. Este año se celebra el quinto centenario del nacimiento del artista y está en marcha una campaña oficial para colocarlo en el lugar que merece.

‘Descubrir a un maestro’

El estado de Sajonia-Anhalt, uno de los 16 land confederados de Alemania, organiza Cranach de Jüngere 2015, un apretado programa de exposiciones, rehabilitaciones y recorridos para “descubrir a un maestro” que nació y vivió en la zona, fue un pilar de la reforma protestante y llegó a ser durante veinte años burgomaestre de Wittenberg, su villa natal y sede de la universidad donde dio clases Martín Lutero. Los actos quieren sacar a la luz la importancia de un artista todavía “relativamente desconocido” por la tupida sombra del padre.

La pieza central de los actos del quinto centenario es la primera exposición de alcance dedicada en exclusiva a la obra y la vida de Cranach el Joven —Entdeckung eines Meisters (El descubrimiento de un maestro), hasta el día uno de noviembre en el Augusteum de Wittenberg—. Se presenta al artista como “una personalidad polifacética”, dicen los organizadores: “patriarca prudente, tesorero de la ciudad, alcalde inteligente y emprendedor enérgico”.

El mejor taller de Europa

La muestra, sobre todo, analiza la calidad artística de un hombre cuyo taller de artes gráficas y pintura llegó a ser el de mejor y mayor producción de Europa. Al mismo tiempo, como contratista de la familia real de Sajonia, Cranach fue el gran pintor de altares de la Reforma, un excepcional retratista y uno de los mejores grabadores y dibujantes de la época —en la década de 1530 producía obras revolucionarias y una década después ilustró una Biblia luterana—.

Otra de las grandes ofertas de la celebración institucional —en la que también colabora el vecino land de Turingia con el más modesto programa Cranach in Thüringen— es Cranachs Kirche (La iglesia de Cranach), que muestra para la ocasión el recién restaurado altar de Santa María, en cuyo trabajo participaron padre e hijo. Al templo acudía Cranach al oficio, fue bautizado, se casó, escuchó los sermones reformistas y en el cementerio está enterrado.

Autorretrato sirviendo vino

El “año de Cranach”, como llaman las autoridades regionales a la celebración, se completa con Cranach in Anhalt (Cranach en Anhalt), que propone la visita a la cercana ciudad de Dessau, donde el artista trabajó con insistencia y realizó obras como el conocido como Panel de la Cena del Señor, en el que Cranach representó a Durero sirviendo a Cristo y se pintó a sí mismo como copero, y una gira por una docena de iglesias de la zona que contienen obras religiosas del prolífico creador.

Cranach el Joven formó parte de los artistas renacentistas alemanes que propusieron una belleza extraña, triste y ruda en contraste con los ideales de hermosura venecianos o florentinos que buscaban la resurrección del arte clásico. La carga existencialista de la reforma protestante llevó al artista a buscar una hermosura escondida y subterránea que fue difícil de comprender en la época.

Visitar Fotogalería

Tomado de: 20 Minutos.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: