Palabra del Día. Charrúa


En 1516, cuando el navegante lebrijano1 Juan Díaz de Solís desembarcó en la margen izquierda del Río de la Plata, al que bautizó mar Dulce, y se convirtió así en el primer europeo que pisaba la costa de lo que hoy es el sur del Uruguay, fue atacado por los indios charrúas, que lo mataron a flechazos.En la expedición de Solís viajaba el marinero portugués Diego García, quien volvió a aquel litoral en dos oportunidades. El marinero narró en una carta lo que había visto por aquellas tierras, mencionando a los salvajes indios charruases, el grupo pámpido al que pertenecían los matadores de Solís. El antropólogo uruguayo Daniel Vidart, el primero que publicó esa carta, atribuyó el estrambótico plural al hecho de que García era analfabeto y había dictado su carta a un amanuense “con pocas luces, mala caligrafía y descuidada ortografía”.

¿De dónde había sacado el marinero aquel gentilicio? Vidart descarta una caprichosa etimología propuesta en 1962 por Buenaventura Caviglia, según la cual la palabra se habría formado con las voces guaraníes cha ‘nosotros’ y arawac ‘jaguar’. Aunque los charrúas no pertenecían al grupo guaraní, su lenguaje y su cultura sufrieron una fuerte influencia de esa etnia, sobre todo después de la llegada de los españoles.

El vocablo charrúa es citado por Corominas, atribuyéndole origen gallego, procedente del francés charrue, con el significado de “embarcación” o “arado”. El etimólogo francés Albert Dauzat recuerda que la palabra charrue aparece en el siglo XII en la Canción de Rolando, derivada del latín clásico carruca ‘carro de cuatro ruedas’.Sin embargo, la palabra gallega puede haber cambiado de significado en algún momento o en algunos lugares; el propio Vidart2 cita el Diccionario Galego Castelán3 , en el cual aparece: “Charrúa. s.f. Mascarón”. Tal vez, la embarcación charrue fue mencionada por el nombre de su mascarón de proa. El antropólogo uruguayo completa su raciocinio recurriendo al folclorólogo español J. Bouzas-Brey, quien, al describir unas estrafalarias máscaras usadas en algunas aldeas gallegas, cuyo origen probablemente se remonte al neolítico, enumera las siguientes voces: choqueiros, lanceiros, madamitos, vellos, maragatos, muradanas, fellos, borralleiros, murrieiros, irrios, cocas, charrúas, troteiros y cigarrones.

Con perspectiva de antropólogo, Vidart recuerda que una persona, cuando crea un gentilicio para otro grupo, suele descalificar, desde una posición etnocéntrica, las cualidades morales y físicas de los extraños, quienes, por el mero hecho de serlo, son tenidos a menos o considerados enemigos. Desde este punto de vista, parece plausible la afirmación de que Diego García –era portugués, pero conocía La Coruña, de donde partió la expedición– hubiera llamado a los indígenas con el nombre de las máscaras gallegas, que tal vez considerase ridículas.

Los charrúas fueron exterminados en el actual territorio del Uruguay, pero una comunidad de ese grupo étnico está radicada en la localidad de Maciá, en la provincia argentina de Entre Ríos. Han perdido su lenguaje, pero reivindican muchas de las costumbre de los charrúas.
___________________________________

1 Solís era oriundo de la ciudad andaluza de Lebrija, donde también nació su contemporáneo, el filólogo Antonio de Nebrija, quien se casó con su coterránea Isabel de Solís, tal vez pariente del navegante.

2 El rico patrimonio de los orientales. Montevideo.

3 Leandro Carré Alvarellos (1955): La Coruña.

Fuente: El Castellano.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: