Entrevista con Carlos Micilio, el Filósofo Ambiental Argentino.


Carlos Micilio

Carlos MicilioCarlos Micilio
Argentina.
Posted Ago 28, 2017 by Periódico El Eco
under Personajes ECO
Nos encontramos con Carlos Micilio,Director de la Consultora Urbano Ambiental, Carlos Micilio & Asociados que nos habla de los retos de la gestión ambiental, los proyectos de educación ambiental en Argentina y su opinión acerca de la problemática de la gestión de residuos en el mundo.

Cuéntenos de su amplia trayectoria

“Soy el Director de la Consultora Urbano Ambiental de Argentina, Carlos Micilio & Asociados, tengo tres membresías internacionales, soy miembro de organismos internacionales de educación y capacitación (americanos, europeos y occidentales).Soy consultor externo de dos universidades americanas y una europea. Soy consultor internacional de organismos oficiales y privados y autor de proyectos, programas y legislaciones en educación ambiental, concientización urbana, tratamiento de residuos y relaciones comunitarias en América y Europa. Soy invitado asiduamente a disertar en congresos y seminarios internacionales académicos, gubernamentales y empresariales.Tengo un premio ambiental y escribo artículos en numerosos y diversos medios académicos y técnicos en publicaciones nacionales e internacionales en más de 12 países.”

¿En qué consisten sus proyectos de Educación urbana ambiental?

“La historia ambiental, lejos de toda mística, es un campo del conocimiento relativamente reciente, en el que ya llevo muchos años viendo personalmente sus problemas al haber tenido la suerte de recorrer gran parte de los países latinoamericanos siempre tratando de acompañar congruentemente los procesos, ayudando a interpretar, confrontar ideas, reflexionar y proponer una actitud diferente ante el mismo. Siempre observé que las problemáticas no se focalizan en las causas, sino en las consecuencias. No me quede en dejarlo librado al azar y que las cosas se solucionen por sí solas, que aceptara que todo pasaba por mas tecnología, viendo que las formas en que se las viene gestionando, con una liviandad supina, no han dado el resultado esperado, o que dicen haber logrado. Mis propuestas tuvieron la osadía de enfrentar a ese sistema “sustentable económicamente a algunos gobernantes y empresas” y cada vez estoy más convencido que si no partimos de una actitud adecuada, reparadora, jamás encontraremos la solución acertada. Trato de desmitificar ciertos conceptos que nos daría cuenta que la solución, está mucho más cerca de lo que creemos. Si entendemos esta premisa, entenderemos que no se necesita que comience otro para cambiar nuestra actitud ante nuestros hábitos y costumbres, para modificar nuestro accionar con los residuos, que nosotros mismos generamos: No hace falta levantar…lo que no arrojamos.La comunidad debe entender que deben hacerse cargo de “sus” residuos, y parte de esa responsabilidad, es hacer la separación en nuestros hogares y pagar para que se le dé el debido tratamiento. Tenemos y debemos poner límites a la realidad con que convivimos, necesitamos que nos pongan límites como así también se debe entender que las autoridades de aplicación (en este caso, el gobierno) debe entender que no es una cuestión de ampliar el presupuesto. La concomitancia debe ser el educar a toda una comunidad y ella misma nos dará la minimización tan esperada y el aprovechamiento necesario. Para concluir, me esfuerzo en que reaccione un tejido social (y muchas veces político) que sigue expectante a que otros empiecen primero, y que más que nada, se solucionen los problemas sin actuar en consecuencia. Tampoco creamos que porque pagamos nuestros impuestos, el gobierno tiene la obligación de recoger lo que arrojo en la calle. Por otro lado, si no lo arrojamos en el piso en nuestra casa… ¿Por qué hacerlo afuera de ella no? Somos hacedores de éstas, y muchísimas más actitudes que hay que replicar y amerita tomar prontamente para dejar ser el reflejo de una realidad que no creo que estemos orgullosos.”

¿Cuáles son los retos de la gestión de tratamiento de residuos a nivel mundial?

“La problemática ambiental no puede resolverse en forma independiente de la sociedad que lo genera, y en ésta modernidad, la falta de normas específicas y el individualismo de los grandes intereses, hacen un único hilo conductor: que se confundan los propósitos, los mensajes y las promesas. La inmoralidad nos ha agazapado y la realidad y la actualidad hacen que nos encontremos inexorablemente ante nuevos paradigmas sociales y culturales y diría éticos.

No miremos la realidad con un solo ojo, debemos ser sumamente cuidadosos y poner una lupa en esto: recicladores informales (cartoneros) con carros revisando la basura en los suburbios de la ciudad (haciendo la separación para la reventa), carteles de “prohibido arrojar residuos” con severas multas para el infractor (muchas veces estos no se ven porque están tapados por la basura), industrias que prefieren colaborar con las campañas políticas a darle el destino adecuado a los residuos peligrosos (no se los controla a todos por igual), leyes que como son “interpretativas” no siempre están de parte de los más afectados y las que se necesitan, curiosamente no están, favoreciendo entre otros a las empresas (ley de envase), gobiernos, que esconden a los botaderos (que bien le sirven) que no están cuantificados y cualificados en el total de los residuos que se generan a diario: lo que figura en sus planillas Excel, son los residuos ingresados en los rellenos sanitarios. Esto pone en evidencia a un estado ausente de una realidad sórdida que se ve más allá de las avenidas principales…de las luces de la ciudad, de los tour’s turísticos o recorridos electorales, y que debe importarnos. Es necesario que se hagan indicadores estadísticos y de referencia de todos los productos que se encuentran en circulación (los de la canasta familiar, los de uso industrial y/o comercial). Servirá para hacer seguimiento de toda la línea de producción y consumo (de la cuna a la tumba) con guías detalladas de insumos mercadería, y productos que circula en la traza urbana para controlar, rediseñar, solucionar y/o modificar sistemas de producción. Tener marcos indicadores es fundamental (incluso los demográficos, socioeconómicos y sanitarios) para determinar y saber en dónde estamos parados y cuál es la realidad. Seria imperante considerar el concepto de economía circular que es una estrategia que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos originales vírgenes. Se basa en disponer de grandes cantidades de energía y otros recursos baratos y de fácil acceso. La economía circular es “tomar, hacer, desechar”. También que se considere dentro de las políticas de reciclado, que se revea que los productos reciclados terminan siendo mucho más caros que los que vienen de matriz de fábrica. Así no se afianza el estímulo.”

¿Cuál es la responsabilidad que deben adquirir las empresas en materia de gestión de residuos?

Si vamos en detalle, podríamos decir que muchas industrias, no miran la transversalidad del problema, sino la unilateralidad de sus productos precipitadamente. No terminan de entender que la sustentabilidad de las soluciones, pasa por el compromiso de ser parte de ellas, y no ser parte del remiendo de las mismas. La industria debe dar una respuesta y un acompañamiento férreo y sólido en este compromiso, ya que a través de lo que se fabrica como bien de consumo (en algunos casos) termina siendo un residuo mal llamado “público” que, si no hay una ley de envase, están amparados y no obligados a hacerse cargo de lo que fabrican. ¿Se comprende? Pero eso sí…con bombos y platillos y a los cuatro vientos, enuncia el gobierno de turno que estamos reciclando. La interpretación y discernimiento, queda a cargo de cada uno o de la venda que nos quede más cómodo.”

¿Cuéntenos acerca de la ley de educación ambiental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires?

“Cuando formulé los fundamentos de la ley, no imaginé, aunque no debía sorprenderme, que con ella sola, no se pudiera cambiar nada. No solo se necesita ejecutarla férreamente, controlando, penalizando y mostrando que se tiene la ley, sino que se debería haber entendido que sus fundamentos eran educar a la sociedad (y no con capacitaciones políticas y contenedores en la vía pública y coloridos afiches). Tiene que proyectarse una Ley de envases (entre otras). No existe reciclado, si no hay una ley de envase. Servirá para poder responsabilizar al generador del bien de consumo (el fabricante) que terminara siendo un residuo urbano. Las industrias invaden el mercado con diversos productos (plástico, cartón, aluminio y packaging de todo tipo) sin responsabilidad alguna del destino que tendrá ese futuro residuo que la comunidad se hace cargo del destino final, siendo ellos los responsables de eso. Debe haber concientización comunitaria, para orientar a una sociedad a que comprenda y sirva como prólogo de algo que debería haberse aprendido desde los hogares en primera y principal instancia, desde el colegio en su nivel inicial y a lo largo de todas las etapas educativas como soporte de lo aprendido. Es la única manera de minimizar significativamente los residuos domiciliarios: separándolos en origen. De esta manera se descentraliza también a los cartoneros (o recicladores informales) de la vía pública donde separa y clasifican lo que nos corresponde a nosotros hacerlo en cada una de las casas. A ellos, se les debe capacitar y reinsertarlos a un sistema laboral que apunte a una calidad de vida, a una inclusión social, ya que seguramente eran mano de obra desocupada que optó por esta actividad. No deben ser utilizados banalmente con oficios asistenciales y precarizados”

¿Cuáles considera usted que son las principales estrategias de gestión ambiental?

“Puedo aseverar, que sin hurgar demasiado, existe un pensamiento binario en donde siempre se manejan precipitadamente dos únicas metodologías simplistas y populistas: reciclado o relleno sanitario, dejando lejos de toda disputa en una grado muy desigual, menor o complementario, al compostaje, al ecodiseño, y a todo sistema de minimización y/o aprovechamiento energético (por señalar solo algunas), y sin incluir a la incineración, obviamente, que es un tema con muchas controversias en el que todavía en algunos países de la región, es mala palabra. Mientras tanto se sigue pavoneando en aplicarla a “proyectos sustentables” apoyados solamente en nuevas tecnologías y lo que el manual indica: gestión integral, manejo, tratamiento y destino final, la educación ambiental sigue siendo un enunciado, y no se contempla seriamente como una parte fundamental para el correcto manejo de los residuos. No está tipificado como parte de él excluyéndose como una respuesta de construcción a futuro. No se puede hacer gestión integral, manejo, tratamiento y destino final, si no se sabe si la comunidad responderá al reciclado, a la minimización, la separación de los mismos que fluctuará el saber con qué frecuencia pasarán los camiones con sus recorridos. Esto, y muchas deficiencias que no son pequeñas cosas, ¿Cómo se aprenderán? ¿Con afiches? ¿Llenando de contenedores y camiones la ciudad? Mientras tanto, lejos de todo delirio, hay un axioma que es incuestionable: los residuos y su generación crecen exponencialmente, y solamente una comunidad convenientemente instruida, será capaz de lograr las transformaciones que vienen experimentando sostenidamente las sociedades más avanzadas.”

Nos podría comentar acerca de Consultora Urbano Ambiental Carlos Micilio & Asoc, los retos al iniciar y que se viene para dicha marca.

“Los retos son muchos. Soy muy cuestionado por muchos sectores, pero al margen de no modificar sus accionares no pueden rebatir mis conceptos. Mis esfuerzos van a estar direccionados a seguir poniendo un debate sobre lo que sostengo y que todos entiendan que es un tema cultural, no de más tecnología. Que debemos atacar las causas, no las consecuencias. Que no soy un anarquista ambiental por pensar así, ya que no atento contra los intereses de nadie. Que se entienda que hay que desmitificar ciertos conceptos: la incineración es insegura, no debo pagar por el tratamiento de “mis” residuos, se recicla sin que exista la ley de envase, el gobierno sabe lo que hace, no hacer la separación domiciliaria, no se puede pensar distinto.”

Para finalizar nos podría regalar una frase que enmarque su gestión y lo que es Carlos como gestor ambiental.

“La gente espera soluciones, pero nosotros somos parte del problema, por lo tanto de nosotros depende…parte de las soluciones”.

Tomado de: Periódico Eleco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: