En medio ambiente: ¿Pensamiento único…o binario? …Da igual


Carlos Micilio

Carlos MicilioCarlos Micilio
Argentina.
Esto que expongo en éste artículo, no está bueno que suceda, no está bueno decirlo…pero peor es callarlo. No abono la idea de sostener un pensamiento sin un fundamento o una propuesta, pero cuando el problema está cimentado por un pensamiento binario: es lo que decimos nosotros, o nada… y no es único, ya que nada, es el otro pensamiento. Me revela entrar en el terreno de la desinformación y la manipulación a la cual debemos saber si queremos ser parte o no. De nosotros depende.

En ésta insigne misión de sostener que sólo la educación nos rescatará de ésta realidad ambiental, progresiva, no constructiva y maquillada, por cierto, hace que el pensar de ésta manera no aplica, ya que sigue siendo objeto de cuestionamientos de todo tipo, por más palmario que sea el razonamiento. Cómo alterar el “pensamiento único” o “pensamiento binario” … ¡Por favor! Si da igual. ¡Cómo osar pensar distinto…! ¿Por qué tener que verlo de otra manera? La única sapiencia es la de ellos, pienso que basado en el fundamento que se adquiriere solamente por el autoritarismo político o económico que ostentan. Que no se avale lo que se sustenta empíricamente es la consigna y se busca banalizarlo a través de por los pergaminos en la pared, y solo es cierto…si lo que se dice coincide con lo que piensan. Podemos estar de acuerdo o no, pero siempre sostengo que el ancho del escritorio no hace al conocimiento fáctico, territorial o transversal de un problema, por más que se demonice cualquier reflexión que no provenga de sus neuronas.

Se comprende distinto cuando se está alejado de una coyuntura política, de una estrategia empresarial o de una “única solución” social o tecnológica, de Ciencia dura o Ciencia blanda. Las remediaciones ambientales, y en este caso la de los residuos sólidos urbanos, pasa por acciones demagógicas (afiches, contenedores y limpiando atrás de uno) y petulantes (publicidad peyorativa y acciones apoyadas en los recursos económicos). No hay soluciones transversales ni cognitivas, hay soluciones político-empresariales y a través de una foto o una planilla de Excel.

No se termina de entender, que la solución no depende de uno solo, depende de todos, y muchas veces depende de las ganas que tengamos de cambiar, aunque no lo hagan otros. Desde ser protagonistas principales de cambiar nuestros hábitos, nuestras costumbres, nuestras acciones, del respeto al prójimo, desde el entendimiento, del razonamiento, desde la comprensión, la solidaridad, de cumplir las leyes, aunque no esté el cartel que me indique lo que sé para poder cumplirla, o la cámara filmándome. Entendiendo que, si se modifican las causas, dejaran de preocuparme las consecuencias…porque no las habrá. ¿Se entiende?

En ésta sociedad que nos toca transitar en éste continente, está sesgada por buenas acciones, falta de valores, con una dosis de arrogancia, participación condicionada, distinguidos profesionales, vulnerabilidad y desigualdad social, segregación etaria, demagogia consensuada, falta de políticas de estado, escasos recursos económicos, comprometidos recursos humanos, vulnerabilidad ética, comportamientos objetables y egoístas, corrupción financiera y política, legislaciones acomodaticias y laxas, deficientes controles, escasa cohesión social, ponderamiento de axiomas dudosos, desigualdad de género y laboral, machismo…si si, machismo créame (definición: “actitud de prepotencia de los hombres respecto de las mujeres) entre otras acepciones. Estas expresiones, no dejan de ser analogías que se distribuyen equitativamente establecidas por casi toda una sociedad, sus gobernantes y las industrias que acompañan.

Se suele perder objetividad y sensibilidad social cuando las soluciones no incluyen a todo un municipio. No siempre todos los cantones o ciudades tienen los mismos privilegios y/o derechos, y seguramente los que pertenecen a otra casta social son más vulnerables. Se focalizan en las principales capitales, avenidas o arterias céntricas y que se vea bien bonita eso sí. Probablemente no recuerden que a pocos kilómetros de donde está todo el desarrollo, haya una realidad distinta…Créanme, no es ficción, es más común de lo que piensan y más real de lo que estamos dispuestos a reconocer. Hay otra realidad que nadie defiende y como mucho, se harán “pruebas piloto” pero eso sí, se los recordarán cuando se aproximen las elecciones. Somos lo que permitimos.

Algunas editoriales (sean técnicas, sociales o académicas) son reticentes en alterar su línea editorial. Entiendo que muchas veces, están atados de pies y manos por las pautas publicitarias que las sostienen y conlleva a sesgar sus opiniones y/o publicaciones que no vayan en línea con los anunciantes. Pareciera que los lectores son cautivos de una ideología sectaria. No entiendo. No los entiendo. ¿Por qué no se contempla la posibilidad de considerar una opinión distinta, sin que la misma sea desafortunada? ¿Por qué no se dice? No se dice, porque si se es parte de un gobierno, “no es políticamente correcto” y si es una empresa, “perturba sus intereses”. Para redondear, los congresos terminan siendo lobby de posicionamiento empresario auspiciado por algunas fundaciones o Ong donde están encubiertos políticos y/o empresarios para posicionar en el mercado sus productos ante todo o sus principios muy bien sponsoreados.

Pongamos la lupa en esto: hay gobiernos (no todos) con escasa discrecionalidad, que no unifican las necesidades de la gente, ponderando solamente sus intereses políticos y llevando el hedonismo partidario a su máxima expresión, en desacuerdo fuera de las cámaras de la televisión con una política de estado que sirva para sostener cambios, entre otros culturales, que ayuden a contener la penosa situación que padece la gente al estar expuesto a la contaminación ambiental, política y ética. Deben y tienen la obligación de tener políticas públicas ambientales y transversales en concomitancia con todos los sectores de gobierno. Es un tema cultural…entiéndase. Deben hacer cumplir las leyes, sancionar y penalizar al que no la cumpla (aunque esta empresa haya sido pilar importante en la campaña electoral). ¿Me explico? Detengámonos también en esto: muchas instituciones educativas, se deben adaptar a la transversalidad de los problemas y los nuevos paradigmas que significan el acercar a otras disciplinas más de una para ellos, desestimable. No todos los problemas son a partir de tecnologías más sofisticadas. Nada más lejos de mí de quitar el valor que representa sus contribuciones, pero, el saber de memoria lo que cabe en 10 bibliotecas me deja una reflexión: son personas que han estudiado mucho…pero no sé si han aprendido algo. Se aprende mucho fuera del aula magna, con gente que piensa distinto, desde otra perspectiva que será de suma utilidad para sus fundamentaciones y que ayudará a entender más las causas o las consecuencias de lo que se vive en el día a día con un problema sin resolver. No soy el único que lo piensa, pero si uno de los pocos que lo dice. Si la solución fuera académica, absoluta e irrefutable, bastaría con juntar los mejores promedios de todas las universidades para tenerla arriba del escritorio.

Somos una sociedad quebrantada recurrentemente por males propios y ajenos, pero con un potencial que, si nos lo proponemos, dejaríamos de mirar los adelantos de los países del llamado 1er mundo, a través de la vidriera. Nosotros como comunidad, debemos entender que la solución pasa por otro lado. Pasa por el entendimiento que debemos hacer todos para interpretar las consecuencias de lo que se ha hecho, para analizar lo que hay que hacer corrigiendo las causas, para reflexionar sobre las acciones que nos llevaron a eso, para aprender a escuchar, para hablar, para corregir nuestras equivocaciones, primero que nada, y no creer que tenemos la altura moral, académica, económica o política para una solución que depende de todos, con la ayuda de todos, con la acción de todos, con la experiencia y contribución de todos.

Como dije antes, esto que expongo en éste artículo, no está bueno decirlo…pero peor es callarlo, y, lejos de parecer arrogante, no es ni más ni menos que el déjà vu de siempre con el que se maneja los residuos sólidos urbanos. Seguramente algunas de estas reflexiones ya las han leído en artículos anteriores, pero ¿saben que pasa? …hay que volver a repetirlo. Lo que subyace en una gestión de manejo no es ni más ni menos que la barrera que se encuentran todos cuando intentan impulsar un proyecto y/o programas. De principio a fin, se mire por donde se lo mire. Termino con esto: una vez me dijeron…”si quieres saber cómo funciona un país…observa como conducen los vehículos y como tratan a sus residuos” …ipso facto, empecé a entender más que hay confines que superar, aunque quede difamado. Una cadena es tan fuerte, como su eslabón más débil, y no debemos sentirnos exonerados o naturalizar las malas condiciones de vida que tenemos o que tienen otros, cualquiera sea la coyuntura. No se puede generalizar, pero la masividad de los ejemplos, es incuestionable y permítanme disentir con estos dogmas disruptivos…o dicho de otra manera…no estoy de acuerdo con fundamentos sostenidos desde la desvalorización. ¿Soy claro? …puedo no serlo.

Carlos Micilio

El que subscribe es Director de la Consultora Urbano Ambiental de Argentina, Carlos Micilio & Asociados. Tiene 3 membrecías internacionales. Es miembro de organismos internacionales de educación y capacitación (americanos, europeos y occidentales). Es Consultor internacional y autor de proyectos y programas ambientales en educación ambiental y concientización urbana, tratamiento de residuos y relaciones comunitarias en América y Europa. Congresista y disertante en numerosos congresos y seminarios internacionales. Tiene un premio ambiental y es autor de leyes en educación ambiental. Es autor de numerosos artículos en diversos medios académicos y técnicos en publicaciones nacionales e internacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: